Inercia térmica y consumo

El empleo del hormigón en edificios beneficia a
todos,
el ahorro energético proporcionado por
la inercia térmica del hormigón puede reducir
el coste de calefacción y refrigeración,
partida
significativa dentro de los gastos corrientes del
edificio.

• Ayuda a la consecución de hogares más
  confortables ahora y, también, en los años
  venideros cuando se incrementen los efectos del
  cambio climático.

• Puede reducir el coste de inversión en sistemas
  de calefacción ventilación y enfriamiento. La
  eficiencia energética de los edificios de viviendas
  construidos con hormigón conduce a obtener
  reducciones significativas de las emisiones de CO2.

• La elevada capacidad de almacenar calor del
  hormigón hace que un edificio, en el cual las
  estructuras, los forjados, los muros exteriores y las
  particiones entre viviendas sean de hormigón,
  disponga de una inercia térmica tal que reduzca
  el consumo energético anual en 8 kwh/m2, en
  relación con el consumo de energía necesario para
  la climatización del mismo edificio construido con
  materiales que proporcionan baja inercia térmica
  (madera o metales).

Patrocinadores CEMEX Holcim Lafarge Grupo Cementos Portland Valderrivas